Vacunando la ignorancia: Autismo y vacuna triple vírica

En 1998, Andrew Wakefield publicó en la revista The Lancet un artículo de investigación en el que supuestamente se relacionaba la administración de la vacuna triple contra el sarampión, las paperas y la rubeola, con el autismo en niños. Lo primero que veréis si visitáis en link es un RETRACTED en rojo y bien grande. El daño, sin embargo, estaba hecho: la campaña antivacunación cogió más fuerza que nunca.

Según Wikipedia, en UK la aceptación de la vacuna bajó de un 92% a un 84%. En algunas partes de Londres, bajó hasta un 61 %. En consecuencia, la incidencia de sarampión aumentó: de 56 casos confirmados en 1998 pasó a 449 en los cinco primeros meses del año 2006. En 2008 la enfermedad fue declarada endémica en UK (esto significa que se mantiene en una población sin necesidad de inputs externos).

Tampoco quedó enterrada la discusión, aún hoy continúan las tonterías. Este ya es para descojonarse, con argumentos del tipo: los niños menos sanos que conozco tienen todas las vacunas. Aquí podemos encontrar la investigación que ha hecho una profesora de yoga y maestra de Usui Reiki sobre el tema de las vacunas.

Y la cosa sigue.

dangerous-vaccines

¿Pero qué dice la ciencia?
En primer lugar que Andrew Wakefield tenía conflictos de intereses que ocultó a los editores de su artículo (también a sus colegas). El científico había recibido financiación por parte de empresas demandantes contra los fabricantes de la susodicha vacuna. No sólo eso, sino que los resultados fueron probablemente modificados.

En segundo lugar, se hicieron muchos estudios al respecto para intentar probar la relación entre la vacuna y el autismo:

  • En este artículo se muestran los resultados de una serie de estudios epidemiológicos y ecológicos, cuyo objetivo era el de estudiar las diferentes hipótesis presentadas por los colectivos antivacunación:
      1. La vacuna triple vírica (sarampión, paperas y rubeola) causa autismo dañando la mucosa intestinal.
      2. Un conservante utilizado en las vacunas que contiene etilmercurio es tóxico para el sistema nervioso central.
      3. La administración simultánea de varias vacunas abruma y debilita al sistema inmunitario.

    Aquí tenemos las conclusiones de los estudios:

Twenty epidemiologic studies have shown that neither thimerosal nor MMR vaccine causes autism. These studies have been performed in several countries by many different investigators who have employed a multitude of epidemiologic and statistical methods. The large size of the studied populations has afforded a level of statistical power sufficient to detect even rare associations. These studies, in concert with the biological implausibility that vaccines overwhelm a child’s immune system, have effectively dismissed the notion that vaccines cause autism. Further studies on the cause or causes of autism should focus on more-promising leads.

  • En este otro artículo, se discuten también los posibles efectos nocivos de la vacuna triple vírica mediante un estudio caso-control. Un estudio de este tipo consiste en comparar la incidencia de una enfermedad en un grupo de gente control (sin vacuna) con un grupo problema (con vacuna). Si esta incidencia es estadísticamente superior en los individuos problema puede que haya una relación de causalidad. Ojo, digo PUEDE, porque este tipo de estudios no pueden demostrar nada, tan sólo pueden poner de manifiesto diferencias estadísticas. Suelen tener problemas de falsos positivos… pero es que ni así: los resultados en este caso son negativos.

Por supuesto, hay más artículos al respecto, pero o bien son de pago o bien no los he encontrado. La cosa, es que no he encontrado ni un artículo escrito por un biólogo que sugiera la relación entre la vacunación y el autismo. Y digo biólogo por una razón: si bien quién dice unos argumentos no tiene relevancia sobre la veracidad de los mismos, en ciencia la cosa es un poco diferente, y un profesor de una pseudociencia que trata de curar expulsando energía por las manos tiene credibilidad cero. No sólo por el hecho de que se dedica a hacer estupideces y a engañar a las personas, sino porque no tiene ni la experiencia ni los conocimientos necesarios como para hacer un estudio serio y riguroso.

Si has entrado en los artículos de arriba te habrás dado cuenta de una cosa: son jodidamente aburridos, pesados y difíciles de entender. Y eso es ciencia. Una ex-conejita playboy diciendo que la vacunación provoca autismo, porque ha tenido la mala suerte de tener un hijo con autismo, no es ciencia. Es ignorancia, impotencia y cabreo. Pero definitivamente no es ciencia.

Y para quién quiera una respuesta que incluya todos los estudios individuales: El CDC concluye que no hay evidencia de relación entre la vacuna triple vírica y el autismo.

Anuncios

Un pensamiento en “Vacunando la ignorancia: Autismo y vacuna triple vírica

  1. Pingback: La guerra contra la viruela | Pensamientos Biológicos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s