¿Tuvieron nuestros ancestros sexo con los abuelos de los gorilas?

Pediculus humanus capitis

Los piojos y los primates han coevolucionado durante al menos 25 millones de años. ¿Pero en qué consiste esto de la coevolución? Básicamente, cuando dos especies interaccionan estrechamente, un cambio evolutivo en una estimula un cambio evolutivo en la otra, de manera que evolucionan conjuntamente.

Para ilustrarlo con un ejemplo sencillo, podemos fijarnos en el modelo de la gacela y el león. Su relación es tan estrecha (presa-depredador) que el león provoca una presión de selección sobre la gacela:

  • Las gacelas más rápidas van a ser seleccionadas.
  • Con el tiempo, las gacelas serán más rápidas.
  • Esto provocará que los leones más rápidos serán seleccionados.
  • Con el tiempo, los leones serán más rápidos, lo que provocará más selección sobre las gacelas.

Así, ambas especies han entrado en una carrera armamentística de la que es difícil salir: están coevolucionando.

Algo parecido pasó (y pasa) con los piojos que parasitan a primates. Lo interesante es que hay algo que no encaja en un modelo en el que sólo encontramos coespeciación. Los humanos tenemos dos géneros de piojos. En el modelo más sencillo posible, conforme los linajes de primates se fueran separando, los piojos que los parasitan también hubieran ido cambiando en consecuencia, resultando en una especie de piojo para cada primate (con un género parasitando chimpancés y humanos, y otro parasitando a los gorilas). Sin embargo esto no es así: compartimos un género con los chimpancés y el otro con los gorilas.

¿Qué es lo que pasó realmente? Os voy a ahorrar lo que explica el artículo en sí porque es muy largo y algo denso.

Hominidae_treePara quien quiera saberlo, esta hipótesis (formulada tras la obtención de datos de divergencia, mediante estudios que incluyen el calibrado y la observación de relojes moleculares), incluye una duplicación de parásito (un parásito se especió parasitando al ancestro de todos los homininae). Es aquí donde aparecen los dos géneros de piojos. Más tarde, cuando hubo la divergencia de nuestros ancestros del de los gorilas (7Ma) hubo una serie de extinciones de parásitos. Finalmente, hubo un host switch del parásito del gorila al ser humano.

¿Qué hay de interesante en todo esto? Básicamente, el parásito que saltó del gorila y pasó a infectar al ser humano, no es nada más y nada menos que lo que conocemos por ladillas. En el artículo corren a decirnos que no es necesario que hubiera sexo para que esto se diera. Otras explicaciones permiten explicar el host switch, como la depredación, o el compartir ambientes. Sin embargo, el sexo lo explica muy bien. Parece que en el artículo tienen un poco de miedo de proclamar que han descubierto relaciones zoofílicas en la antigüedad (¿zoofílicas? ¿para quién?). Bueno, es verdad que no las han descubierto, pero han encontrado una buena pista que vale la pena seguir.

¿Tuvieron sexo nuestros ancestros con los ancestros de los gorilas? Es posible que sí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s