Teorías, leyes y gilipolleces

GalileoJode, y mucho, cuando leo en Internet aquello de que la teoría de la evolución es sólo eso: una teoría, y que no poseemos las evidencias necesarias para poder nombrarla ley. Desde luego, no me dolería si leyera esto en la conservapedia, pero es que uno lo lee prácticamente en cualquier parte en la que se comente algo sobre la evolución. Es hablar sobre ella en cualquier tipo de blog o foro y crearse una polémica alucinante. Esto no deja de tener su lado gracioso: sería equivalente a que, cuando se nombrara la teoría de la tectónica de placas, una ingente cantidad de trolls que no han estudiado geología en su vida empezaran a argumentar en contra de la misma.

Me dolió especialmente verlo en una página como The Verge, en un artículo en el que se llevó a cabo una épica batalla en los comentarios. Cabe remarcar que, si bien The Verge no es una web de ciencia en sí misma, los lectores de esta página tienen una relación cercana con la tecnología. Ni siquiera este perfil bastante cercano al de persona educada en ciencia fue capaz de detener la explosión de comentarios creacionistas.

Y es que el motivo de este post es muy sencillo: explicar la diferencia entre teoría y ley.

Si bien mi memoria cuando va más allá de cierto tiempo empieza a volverse turbia, casi recuerdo cómo en primaria, al explicarnos el método científico, nos metían las leyes como un grado más en la categorización de las explicaciones científicas según su estatus de veracidad.

Una teoría científica no tiene nada que ver con una ley científica, y pertenecer a una u otra categoría tampoco tiene nada que ver con ser más veraz o menos.

La teoría celular está ampliamente aceptada en la comunidad científica. Sin embargo, nunca oiremos hablar de la ley celular, porque sencillamente no tiene sentido.

  • Una teoría es un conjunto de abstracciones y conceptos que explican una serie de fenómenos.
  • Una ley científica es una relación matemática entre diferentes variables.

No, la teoría de la evolución no es una teoría porque todavía no haya pruebas que la corroboren. Más bien al contrario: es una teoría y no una hipótesis porque estas pruebas existen.

La ley de la gravitación universal de Newton, por el contrario, no es una ley porque sea más verdad que la teoría de la evolución, sino porque describe, mediante una fórmula, la relación entre las masas de dos objetos, su distancia, y la fuerza que ejercen.

Así, aquél que quiera argumentar por qué es falsa la teoría de la evolución, que se lea diferentes argumentos pensados por otros.

metodo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s