Las Bacterias contraatacan: Resistencia a los antibióticos

Bacteria_semUna de las cosas que tiene la teoría de la evolución es que no se equivoca. Ésta predice que, tras un ataque prolongado pero ineficiente a organismos con una alta capacidad adaptativa, éstos se volverán invulnerables a este ataque. Eso es precisamente lo que estamos viendo ahora con las bacterias: una predicción de la teoría de la evolución hecha realidad, volviéndose contra nosotros. Las bacterias son cada vez más resistentes a los antibióticos.

Los antibióticos son sustancias químicas producidas por seres vivos que matan a las bacterias. Desde el descubrimiento de Fleming, estos compuestos han sido utilizados masivamente para tratar enfermedades infecciosas debido a que poseen menos efectos secundarios que otras sustancias usadas anteriormente (como las sulfamidas). Los antibióticos atacan, de una forma bastante específica, a los procariotas pero no a nuestras células.

No obstante, no todas las bacterias son sensibles a todos los antibióticos. Éstas pueden ser capaces de bombear el compuesto químico en cuestión, pueden hidrolizarlo antes de que lleve a cabo su acción, pueden alterar su metabolismo para compensar la acción del antibiótico, y un sinfín de cosas más. Por algo las bacterias habitan en prácticamente todos los hábitats conocidos: son los organismos más plásticos que existen. Esto, para nosotros, es un problema muy grande: mientras sigamos sometiendo a las bacterias a una presión evolutiva tan fuerte como la actual, la resistencia a los antibióticos no parará de crecer, hasta el punto en que no nos quedarán armas para combatirlas.

Resistencia_bacteriasA pesar de que sólo en un 20% de los pacientes que acuden al médico necesitan un tratamiento con antibiótico, aproximadamente un 80% lo reciben. Si además de esto, añadimos que muchas veces los pacientes dejan de tomar el antibiótico antes de tiempo (habiendo aplicado una pequeña presión selectiva y no acabando con todas las bacterias), el problema se agrava todavía más. Pero no todo es culpa nuestra, un 50% de los antibióticos fabricados en el mundo son para uso agrícola y ganadero. En las granjas y ganaderías se tratan a los animales sanos con antibióticos para prevenir las enfermedades. Todo esto propicia que cada vez haya más cepas de bacterias resistentes a nuestras armas de defensa contra las infecciones.

Phage

El problema va tan lejos, que hay cepas de bacterias que son resistentes a todos los antibióticos conocidos. Es el caso de los MRSA, los Staphylococcus aureus resistentes a la meticilina. Son típicos de infecciones nosocomiales (infecciones propias de hospitales), por razones obvias: allí hay una presión selectiva todavía mayor, ya que sólo vivirán las bacterias resistentes a los antibióticos que se utilicen.

Actualmente casi no sale a cuenta buscar nuevos antibióticos. Desde que se pongan en circulación hasta que se hallen cepas resistentes habrán pasado muy pocos años, y cada vez pasarán menos. La medicina actual se encuentra en una situación muy peligrosa: las bacterias son cada vez más fuertes y nuestras armas ya no son efectivas. A pesar de que hay nuevos frentes abiertos, como la terapia fágica (utilizar virus que atacan a bacterias o algunos de sus compuestos químicos), el futuro es ciertamente bastante negro.

Fuente: MADIGAN, M., et al., Brock. Microbiología de los microorganismos. Pearson, Préntice Hall, 2003

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s