Explicando la evolución: Los primeros animales

En esta serie de posts de tamaño potencialmente infinito, voy a explicar diferentes eventos que tuvieron lugar a lo largo de la historia de nuestro planeta. En concreto me centraré en aquellos eventos de especial relevancia para la evolución, aquellos que nos han llevado a ser como somos. Así pues, empecemos por lo más básico: ¿Cómo aparecieron los primeros animales?

CladogramaPara explicar la evolución de los Animales (o Metazoa), es necesario situarlos primero en un cladograma, para saber cuáles son sus relaciones con los demás organismos. Nosotros, los animales, nos encontramos cerca de los hongos, como puede verse en la imagen, y a la vez ambos cerca de las amebas. De entre los grandes grupos de organismos eucariotas, pertenecemos a los Opistokonta. Éstos se caracterizan por poseer un flagelo posterior que funciona como un propulsor a latigazos, a diferencia de los que poseen otros eucariotas unicelulares, que funcionan a modo de brazo anterior, arrastrando al organismo apartando el agua.

¿Cuál es la característica más importante de los Animales, que nos diferencia de nuestros primos cercanos? Para empezar, no existe la diferencia, pero hay una serie de características que nos hacen muy especiales:

  • Presencia de tejidos verdaderos (con lámina basal)
  • Presencia de uniones celulares desmosomales
  • Proceso de gastrulación más o menos común
  • Sistema digestivo con una o dos aperturas

CoanoflageladoPara empezar de lleno con el asunto, podemos mirar cuáles son los organismos no-animales más parecidos a nosotros, y nos encontramos con una cosa muy peculiar: estos organismos llamados coanoflagelados (unicelulares), son prácticamente iguales que unas células de las esponjas (los animales más basales que existen). Cuando uno se encuentra con esto, ya empieza a saltar de emoción, pero es que los datos moleculares indican que no se trata de una casualidad: las semejanzas genéticas son enormes.

PoriferaLas esponjas consisten, básicamente, en una especie de balón hundido completamente agujereado. Por dentro, encontramos los coanocitos (las células parecidas a los coanoflagelados) mientras que por fuera encontramos una capa de células planas. El espacio que queda en el interior, es el primer intento del sistema digestivo por aparecer en el reino animal.

Así, todo parece indicar que los animales provienen de los antepasados de los coanoflagelados y las esponjas, y que estos antepasados eran casi idénticos a los coanoflagelados actuales. En algún momento del pasado los coanoflagelados empezaron a unirse entre ellos, formando colonias nadadoras. Eventualmente estas colonias esféricas se fijaron en el fondo marino, invaginándose y produciendo la cavidad de la que hablábamos antes (el espongiocele). Casualmente tenemos ejemplos para estos dos sucesos:

  • Hay coanoflagelados coloniales
  • La formación de las esponjas adultas incluye un proceso de fijación e invaginación de esferas celulares.

ColonyAhora sólo nos queda preguntar: ¿provenimos los demás animales de las esponjas? Para responder a esto, hay que mirar la filogenia de estos organismos. Si no poseen un antepasado común único, significa que sí, ya que todas las primeras formas de animales serían organismos parecidos a esponjas: organismos filtradores llenos de agujeros. Si por el contrario, todas las esponjas comparten un antepasado propio no compartido por los demás animales, significa que las esponjas son un grupo de organismos muy especializados, y que los primeros coanoflagelados que formaron animales no tenían por qué parecerse demasiado a las esponjas.

Estudios recientes parecen indicar que los demás animales, los Eumetazoa, nos parecemos más a un tipo de esponjas que a otros y que, por lo tanto, los organismos de los que provenimos eran muy parecidos a las esponjas actuales.

Los Animales procedemos de organismos unicelulares con un flagelo posterior y una corona de microvilli, que empezaron a formar diferentes tipos de colonias. Éstas, eventualmente, se fijaron al sustrato, invaginándose y formando algo parecido a una gástrula filtradora. A partir de estos proto-animales fueron apareciendo los grupos de esponjas que existen todavía hoy en día, hasta que, en algún momento, un linaje se separó de esas formas sésiles filtradoras para dar otra cosa. Pero eso ya es otra historia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s